domingo, 30 de marzo de 2014

Jornada experiencial i de reflexió


CATALUNYA-ESPANYA, 
diàlegs (im)possibles? 

Jornada experiencial i de reflexió


"Mapa político de las provincias de la Monarquia", de 1854, conservat a la Biblioteca Nacional de Madrid.

Sembla que el clima social en la relació Catalunya-Espanya és cada vegada més tens, conflictiu i incert. D’això en són expressions directes les declaracions i preses de posició dels diferents polítics i partits implicats, les opinions publicades als mitjans, etc.
L’experiència ens ensenya que, quan els grans col·lectius o grups humans entren en conflicte, les vies tradicionals de l’acció política es veuen fortament limitades i tendeixen a enquistar-se en la confrontació i/o a generar dinàmiques molt tenses.
Més enllà de les posicions polítiques i ideològiques, els grups en conflicte apel·len, de manera conscient i inconscient, a les seves identitats, tradicions o història i, sovint, s’actualitzen i es reviuen velles ferides sentides i compartides.
 A partir d’aquests marcs, ens proposem explorar de manera dialogada i reflexiva les nostres formes de pensament, sentiments, estereotips, etc. subjacents al conflicte de la relació Catalunya-Espanya, probablement generades al llarg del temps i actualitzades ara com base de les resistències al diàleg. 

La tasca que ens proposem consisteix a:
Explorar i reflexionar sobre els aspectes que, de fons, donen sentit i ens poden explicar el conflicte Catalunya-Espanya avui.

Mètode de treball
Durant la sessió treballarem a partir del diàleg i no sobre exposicions teòriques.
La reflexió sobre la pròpia experiència, la interpretació i les metàfores, són eines per dur a terme la tasca.

Horaris, dates i lloc
La Jornada es realitzarà el dia 10 de maig de 2014, a l'edifici de l'A. M. Rosa Sensat, Av. de les Drassanes, 3. 08001Barcelona . Començarà a les 9:30 hores i finalitzarà el mateix dia a les 13:30 hores. La recepció dels participants s’iniciarà a les 9:00 fins a cinc minuts abans de l’inici de la Jornada.

Inscripcions
La participació és limitada i es farà per rigorós ordre d’inscripció. L’import d’inscripció a la Jornada són 30€. El període d’inscripció s’obrirà el dia 10 d'abril i finalitzarà el 9 de maig, un dia abans de l'inici de la Jornada. Per fer efectiva la inscripció cal:

(1) enviar un e-mail a espaisdepensament@gmail.com amb les dades següents:
nom i cognoms
adreça d'email i telèfon de contacte.

(2) fer una transferència bancària o ingrés al compte ES54 0081 0150 5900 0110 3016 indicant clarament el vostre nom. Es pot fer també el pagament presencial, el dia de la Jornada, prèvia confirmació de la inscripció.

S'informarà per email de l'acceptació de la inscripció.

Informació
Per informar-vos, podeu contactar amb: espaisdepensament@gmail.com


Organitza

lunes, 17 de febrero de 2014

Supervivientes de cáncer en Catalunya


RESUMEN PARA LA PRENSA

Supervivientes de cáncer en Catalunya

La mejora de la prevención, la detección precoz , el diagnóstico y el tratamiento del cáncer ha comportado en las últimas décadas un aumento de la supervivencia.

En Catalunya el año 2012 había aproximadamente 107.778 personas que convivían con un diagnóstico de cáncer ( 60.606 hombres y 47.172 mujeres ) . Se constata que el aumento anual de supervivientes es alrededor del 1,6% en las mujeres y del 1,7% en los hombres . Por tipo de cáncer el de próstata en los hombres y el de mama en las mujeres son los de mayor prevalencia.

Cada año se diagnostican también unos 200 cánceres infantiles ( en menores de 15 años ) .

Cuando el médico te dice " a partir de ahora puedes hacer vida normal"

Los resultados de la investigación cualitativa encargada por la FECEC[1] sobre las vivencias de personas que han finalizado un tratamiento oncológico concluyen que :

Los supervivientes necesitan encajar la experiencia vivida y reorganizar la vida

En el momento del diagnóstico de un cáncer el sistema sanitario se convierte en el eje en torno al cual gira el día a día de los pacientes y de sus familias. A pesar de ser una etapa dura donde se han de pasar momentos de incertidumbre y de sufrimiento físico y psíquico, el objetivo es claro: la lucha contra la enfermedad . La experiencia se describe como un momento en que se recibe mucho apoyo por parte de los profesionales y del entorno.

La necesaria desvinculación de los servicios de salud a la finalización del tratamiento, provoca una sensación de desamparo que es común entre los supervivientes y, en el caso de los niños, en los padres . El retorno a la normalidad significa encajar la experiencia vivida y redefinir muchos aspectos de la vida.

La enfermedad y su tratamiento pueden dejar secuelas físicas : mutilaciones , cronicidad , ... pero también secuelas emocionales: cambios en las relaciones familiares y de pareja; pérdida del trabajo ; vivencia de estigma social; ... y no siempre se encuentra el apoyo necesario para poder hacer frente.

Destacan las dificultades del superviviente para la reincorporación laboral y en el ámbito financiero

En la vuelta a la vida cotidiana de las personas que han sufrido un cáncer , destaca especialmente las dificultades en el ámbito laboral, como las de adaptación al ritmo de trabajo, situaciones de abuso en la rescisión de contratos a partir de la enfermedad o la necesidad de reorientación en el caso de trabajadores autónomos. Y en el ámbito financiero, donde se encuentran impedimentos para obtener créditos bancarios o seguros, debido a un criterio obsoleto sobre la supervivencia de personas con cáncer. En el caso de los niños y jóvenes preocupa la reincorporación al mundo educativo.

Las necesidades del superviviente van más allá del sistema sanitario

Pasar del curar al cuidar

El crecimiento del fenómeno del superviviente de cáncer plantea por un lado la necesidad de ofrecer un apoyo que ayude a la adaptación de estas personas, niños y adultos, a una nueva situación . Este apoyo debe ofrecer la posibilidad de una elaboración emocional de la experiencia vivida y la cobertura de necesidades operativas concretas : manejo de secuelas, consejos dietéticos, asesoramiento laboral y educativo, ... La persona debe pasar de estar en manos de los demás a estar en manos de ella misma.

Se trata de un trabajo de proximidad en el marco de lo psicosocial por el cual las entidades y asociaciones de lucha contra el cáncer tienen un posicionamiento adecuado.

Promover cambios sociales que ayuden a la reincorporación

Hay que mejorar la normativa laboral o los criterios financieros para tener en cuenta la realidad del superviviente de cáncer, así como evitar el estigma social aumentando el conocimiento de la realidad de superviviente .

Continuar profundizando en el conocimiento de la realidad del superviviente

Teniendo en cuenta las especificidades de los diferentes procesos oncológicos y diversidad de realidades, según la etapa vital, situación social, ... es importante seguir estudiando este fenómeno para adecuar las medidas de apoyo necesarias.



[1] “Supervivents de càncer a Catalunya”. FECEC-EPIRUS. 4.2.14

viernes, 10 de enero de 2014

Las dinámicas y conflictos en los grandes grupos. El ejemplo Catalunya - España


Parece difícil pensar cuando se está en medio de una batalla, lo que fácilmente también podemos reconocer cotidianamente en multitud de conflictos sociales de todo tipo, desde la guerra o genocidio sirio hasta la diversidad de conflictos que se han ido desarrollando recientemente en Europa como consecuencia de la crisis, pues de hecho prevalecen las actitudes y conductas más primitivas que podemos encontrar en los grupos humanos.

Me estoy refiriendo a los grandes grupos humanos, como grandes colectivos de miles o millones de personas que de una manera o de otra tienen y comparten unas señales, símbolos, estereotipos e historia que los diferencian y con los que se identifican (por ej. los alemanes, los musulmanes , los católicos , los seguidores o socios del Barça , etc. ), que a menudo proporcionan autoestima y a veces incluso placer. Ciertamente son grupos más o menos heterogéneos en su seno, que están dotados, en mayor o menor grado, de unas formas de organización, unas estructuras de poder y unos liderazgos.

Cuando estos grandes grupos entran en conflicto, en todo caso, lo que aparece como dominante son unas formas de pensamiento escindido y desintegrado, una disociación entre buenos y malos ( obviamente dependiendo de la óptica desde la que se mire ), la negación y la proyección , que actúan como defensas colectivas predominantes en las relaciones establecidas . De fondo este es su modus operandi, más allá de los discursos periféricos que se estructuran en forma de narraciones más o menos elaboradas, que pueden tomar el carácter de debate político, religioso o futbolístico entre posiciones encontradas, que se renueva y pervive en el tiempo, a partir de unos momentos determinados.

Podemos encontrar multitud de ejemplos históricos y presentes. En la actualidad contemporánea uno de los enfrentamientos que ejemplifica mejor lo que estoy diciendo es el conflicto israelí - palestino, con una ya larga historia de sufrimientos y hostilidades sangrientas.
Estas dinámicas sociales se dan en un contexto histórico determinado y habitualmente van mas allá de una situación puntual, es decir, tienen una más o menos larga pervivencia en el devenir de ciertas sociedades.

Siendo así, no hay que insistir demasiado en que están ubicados en unas situaciones políticas y de poder específicas, pero estas dinámicas sociales de los grandes grupos, como decíamos, varían según el momento, las correlaciones de fuerza y ​​liderazgos políticos ( ej. pensemos en el referido conflicto entre palestinos e israelíes y las figuras de Arafat y S. Peres o la época de A. Sharon , las intifadas, etc. ), pero no se pueden reducir a la acción política convencional, sino más bien son interactivos con ella, lo político a menudo es un emergente del pulso y de estas vivencias sociales.

No hace falta decir que el poder mediático y los mensajes de la opinión publicada influyen en la percepción de las dinámicas de estos grandes grupos, pero tampoco ellos en son generadores y originarios exclusivos.

Sin ir más lejos, hoy nos encontramos entre nosotros con el conflicto Catalunya - España, conflicto de dimensiones crecientes y que por mas que uno se ponga una venda en los ojos, cuando se la quita o se le quitan se da cuenta de que sigue creciendo.

En la relación Catalunya -España es aplicable todo lo que he dicho antes y actualmente lo que prevalece es aquella disociación y negación a la que me refería. Cada día hay más y más evidencias de unas actitudes y comportamientos , vehiculados por los políticos de turno, medios de comunicación y otros, que responden a lógicas primarias y fuertemente disociadas.

Hace unos días Felip Puig, conseller d'Empresa i Ocupació de la Generalitat declaraba "El gobierno español todo lo que hace, lo hace mal " y recientemente el ministro del Interior de España, J. Fernández Diaz, decía que en Catalunya "se esta contaminando la convivencia " y se está produciendo una "quiebra social, familiar" y añadía que los de Mas (el President de la Generalitat) están fracturando la sociedad catalana hasta el punto de que estas Navidades ha podido comprobar que hay familias o amigos que han optado por no reunirse.

Y mientras determinados dirigentes del soberanismo catalán defienden la celebración del referéndum y el derecho a decidir, cabe decir que con el apoyo de las grandes movilizaciones de una parte importante de la ciudadanía de Catalunya, desde el gobierno español se niega una y otra vez este derecho y a la vez varias voces de dirigentes políticos del PP y del PSOE plantean una salida utilizando la " fuerza de la ley", etc . etc .

Los ejemplos de este conflicto, a través de la voz de muchos políticos y también de gran parte del establisment - mediático, serían interminables, pero todos tienen en común, de un modo u otro, la ausencia de un diálogo ( paradójicamente en boca de todos ) que se base en la aceptación de la diferencia y de la posibilidad de visiones encontradas, pues la dinámica de buenos y malos es la que se impone, como he referido anteriormente.

No es sólo un conflicto político, ni sólo un conflicto de poder, es un conflicto de fondo que tiene sus raíces en diferentes identidades colectivas, con diferentes visiones y también con sus estereotipos y prejuicios, lo que parece difícil de entender por parte de muchos analistas y políticos honestos, que basándose en su racionalismo ilustrado les dificulta entender que los grupos humanos se mueven por otros parámetros (por ej. las fantasías y narrativas colectivas, la defensa de lo que se siente amenazado, etc. ) que no son la lógica racional.

En este sentido me parece interesante señalar unas coincidencias entre pensadores que plantean visiones diferentes de las habituales y que provienen de diferentes ópticas y procedencias: L. Moreno, J. Fontana y V. Volkan.

Luis Moreno, doctorado en ciencias políticas y sociológicas por la Universidad de Edimburgo y miembro del Consejo Superior de Investigaciones Científicas dice en una entrevista ( 2.1.14 . , Edimburgo ):

"Soy un tipo raro ... Siendo madrileño, hace treinta años ya hice la tesis doctoral sobre los casos catalán y escocés, pero entonces nadie podía pensar que la situación se desarrollaría así. A veces no se ve, pero la tesis ya planteaba que estos procesos latentes son muy profundos, no son flor de un día ni de un partido que quiere el poder. No era un " pato muerto " como decía Thatcher ". 

Y continúa más adelante, " España debería entender que Catalunya es un sujeto político. Lo puede negar, decir que es el conjunto de la ciudadanía española como dice la Constitución, y también lo puedo entender, pero no se puede mirar hacia el otro lado con todo lo que está pasando. El catalanismo ha sido guiado por las élites, pero no es elitista, no está prefabricado ni es artificial ".

Josep Fontana, historiador y actualmente profesor emérito de la Universidad Pompeu Fabra hizo la lección inaugural del simposio "España contra Catalunya. Una mirada histórica 1714-2014 » , que levantó ampollas en diferentes ámbitos políticos y mediáticos. Fontana dice en su conferencia ( "España y Catalunya: trescientos años de historia" ):

"Hay un aspecto concreto que quisiera destacar al final de este breve resumen de una larga trayectoria, y es que todo lo que he querido explicar, la continuidad de estos trescientos años de historia, no se puede entender si se olvida que, por debajo de los acontecimientos, y dando sentido a su trayectoria, circula una corriente poderosa y profunda de conciencia colectiva que nos ha permitido preservar la identidad y la lengua contra todos los intentos de negarlas. Una corriente que a veces puede parecer oculta, pero que sale a la luz cada vez que hay que enfrentarse a un obstáculo.

"He citado antes el ejemplo de los milicianos de 1841 y de su afirmación de catalanidad, fruto de una especie de saber popular que se ha transmitido de una generación a otra. Yo mismo no debo mis primeros elementos de mi conciencia a la escuela, que era en mis tiempos, en los años cuarenta del siglo pasado, la del franquismo, donde los cantos y los gritos oficiales del régimen eran una práctica cotidiana, sino que la he recibido de mi propia familia y del entorno ciudadano en el que vivía, que han sido los transmisores de esta herencia de sentimientos y de cultura".

Vamik Volkan , doctor en medicina , docente y supervisor emérito del Instituto Psicoanalítico de Wahsington y miembro del Centro de Negociaciones Internacionales fundado por Jimmy Carter, ha intervenido en multitud de tareas sobre conflictos étnicos y, bajo los auspicios de la ONU, en conversaciones extraoficiales entre representantes de sociedades y pueblos en conflicto . En un artículo titulado " Large -group Identity and Shared Prejudice " (2013 ) refiriéndose a los grupos grandes dice:

" En nuestras vidas rutinarias no estamos especialmente preocupados por nuestra identidad como grupo grande ... de la misma manera que normalmente no estamos preocupados por nuestra respiración".

Y continúa diciendo, que por un incidente, o por causa de " Otros", miles o millones de personas "empiezan a estar dispuestos a hacer algo para repararla, mantenerla y protegerla y, cuando lo hacen, a menudo están dispuestos a tolerar grados extremos de sadismo o masoquismo si consideran que eso que hacen los ayudará a mantener y proteger la identidad de su grupo grande".

En las tres referencias citadas se habla, en mi opinión, en términos de la identidad de grupo, como un proceso profundo que da sentido de pertenencia, un "nosotros", y es sobre estas identidades con sus estereotipos y prejuicios, benignos u hostiles, sobre las que se construyen y perviven los conflictos grupales en los grupos grandes.

Ciertamente es más difícil trabajar con estos grandes grupos que con grupos o instituciones más reducidos y delimitados, pero con el nuevo tipo de civilización que estamos construyendo (TIC, nuevo tipo de globalización, etc . ) y los conflictos que la atraviesan ( nuevas formas migratorias masivas, conflictos de representatividad, etc .), hay que encontrar y reforzar nuevas formas de ver y trabajar con estas grandes dinámicas grupales, pues los viejos métodos de gobernanza y diplomáticos no terminan siendo vías útiles para su abordaje, pues en gran medida también son portavoces de los mismos prejuicios y estereotipos.

Cabe decirlo, son necesarias dosis de coraje por parte de los líderes y organizaciones implicadas en estos grandes grupos, a veces el miedo a perder posiciones ganadas, aunque dolorosas, hace que se piense que "ahora no es el momento " y así vamos manteniendo el conflicto.

Hay diferentes experiencias de trabajo en este sentido, aunque minoritarias, que están estudiando y trabajando sobre el terreno ( ciudades, conflictos, negociaciones, etc. ) desde ópticas que intentan poner de manifiesto lo que hay de latente, los sentimientos y pensamientos en gran medida inconscientes, las resistencias e inercias, de estos grandes grupos de los que todos, de un modo u otro, formamos parte.

La experiencia de trabajo en estas tareas nos enseña que a medida que cada grupo se va haciendo mas capaz de valorar al otro, menos preocupado de ser acusado y por lo tanto menos propenso a culpar al otro, se va haciendo más posible pensar juntos sobre las vías de mejoramiento del conflicto.

Valenti Almirall , salvando las distancias de todo tipo ( históricas , etc. ) y mis discrepancias respecto a su visión, nos da un ejemplo de reflexión abierta en su libro "Lo catalanisme" ( https://ca.wikisource.org / wiki / Categoría: Lo_catalanisme ), publicado en 1886 , cuando se plantea ( Cap.II "Lo carácter castellà" y Cap.III "Lo carácter català" ) el conflicto Catalunya -España intentando entender y explicar al Otro a partir de su valoración.

Hay que mirar más allá del prejuicio , mirando de otra manera, más integrada y menos disociada .
Enero de 2014


Marcel Cirera

sábado, 31 de agosto de 2013

¡Difícil, pero podemos elegir!


Cuando los individuos o los grupos humanos nos sentimos amenazados, las respuestas más básicas o primarias suelen ser el unas veces el ataque al sujeto o cosa que amenaza y otras el refugio o la huida de lo amenazante, respuestas similares a las que podemos observar en la mayoría de los animales.

Cuando las condiciones de amenaza se sienten incrementadas (como sucede con las crisis de diversa índole que nos afectan actualmente, con los miedos instalados en nuestras mentes, con los vínculos sociales resquebrajados, etc.), junto a aquellas respuestas primarias, se refuerzan las pertinencias a grandes grupos (no siempre de manera consciente) como vehículos identificadores y de referencia, a modo de contenedores de las ansiedades no digeridas y necesitadas de canalización.

Y cuando todo lo anterior sucede en unas sociedades que han inscrito en su frontispicio el deber de la búsqueda del placer y la búsqueda de las satisfacciones por los caminos más cortos, las consecuencias de todo ello suelen propiciar paradójicamente más malestar, displacer y frustración.

En estas circunstancias, las estrategias de elección y decisión en la persecución del deseo y en la búsqueda del placer inmediato devienen, en muchos casos, una rueda perversa de insatisfacción, que por lo que vemos habitualmente la tiene que pagar el Otro, el estigmatizado (sea emigrante, mujer, sunnita, homosexual, etc.).

Mucho se ha escrito y debatido, desde las más diversas ópticas, sobre el sentido y la función del binomio placer/dolor. A. Damasio, en el Post scriptum de su conocido libro "El error de Descartes" dice al respecto: "Con toda probabilidad, (el dolor y el placer) fueron también las palancas que controlaron el desarrollo de las estrategias de la toma de decisiones sociales". Y prosigue más adelante "es la señal relacionada con el dolor la que nos hace apartar del problema inminente...Es difícil imaginar que los individuos y las sociedades gobernadas por la búsqueda del placer, tanto o más que por la evitación del dolor, puedan sobrevivir en absoluto."

Gran parte de nuestras poblaciones viven instaladas en las amenazas y conflictos referidos anteriormente, extendidos, incrementados y recreados desde los años '50 hasta la crisis actual de las sociedades del "hiperconsumo", en las que las vivencias de incertidumbre, de desamparo y  de pérdida de los vínculos sociales y lazos comunitarios buscan desesperadamente una salida.

Salidas puede haber muchas, pues como decían los antiguos estoicos, "lo que nos duele no es tanto el mundo que nos rodea cuanto las ideas que tenemos en la cabeza" (Epicteto).

Más allá del acuerdo o desacuerdo con dicha afirmación, que no voy a discutir aquí, lo que sí entiendo necesario es que estas salidas, a las que aludía, sean fruto de la búsqueda del sentido más que de la realización del impulso inmediato del deseo, un sentido que a ser posible conecte con lo más maduro del alma humana.

Pero, por lo que parece, las cosas no van por estos derroteros sino por caminos más trágicos, la mayoría de las veces, o también por los caminos de la farsa, la banalidad y mediocridad. A mi entender, estos segundos son la cara amable, sonriente y evitadora de los primeros.

En un día cualquiera, las noticias cotidianas pueden ilustrarnos estas elecciones y decisiones trágicas. Día 28.8.13. :"La guerra de Siria deja un millón de niños refugiados" , "Alerta nacional por el robo de cabello a mujeres en Venezuela" (La Vanguardia); "Quema de coches con matricula de Gibraltar en La Línea" (Ara); "Sufrí un trato vejatorio por haber hablado en valenciano" (Vila Web); "Tres menores asesinan a un joven en Oklahoma por aburrimiento" , "El alcalde que afirmó que los ejecutados por Franco "lo merecían" asegura que el PP le ha perdonado" (El País).

Cierto que la recolección de dichas noticias es intencionada, pero a mi modo de ver, son un reflejo variopinto del estado mental en el que vivimos.


La otra gran avenida por la que deambulan muchas apetencias y deseos, la que he denominado como farsa, creo que queda singularmente ilustrada por un artículo el  aparecido en El País el 23.8.13, "Las "betches", inmensamente superficiales y orgullosas de serlo", que a mi juicio no tiene desperdicio.



Emma Watson, caracterizada como Alexis Neiers, la 'betch' roba fortunas en la que se inspiró 'The Bling Ring'.



Las "betches" como grupo, con su dinámica y conexión a través de la Red, han encontrado un receptáculo en el que externalizar cómodamente sus partes no deseadas, eso sí, revestido de todo el glamour y fascinación de su mensaje.

Probablemente las "betches", con su particularidad, aparte de representar una excrecencia (de hecho su lenguaje remite a ello) de la compulsividad del deseo propio una "sociedad enferma", representen también, como grupo de pertenencia, una de las variadas formas de calmar sus propias ansiedades.

Es un ejemplo, quizás extremo, de aquellas formas de búsqueda de posibles salidas ante el colapso, que está dentro de nosotros y que representa el estado existencial de gran parte de la subjetividad, en unas sociedades que progresivamente han hecho desaparecer otras formas del placer, que no sean el ansia inmediata e insaciable sublimada en los objetos y en el poder.

Los caminos de lo trágico y de la farsa expresan también, individual y colectivamente, a través de sus respuestas primarias guiadas por el deseo irrefrenable aquello que algunos se referían como la "ansiedad ante el extraño".

Frente a estas variadas maneras de investir lo más primario y regresivo podemos elegir explorar otros caminos (quizás más arduos y menos brillantes), que por ejemplo regulen el "Deseo" hiperconsumista de las subjetividades dominantes en nuestras culturas y junto a ello tomar en consideración comportamientos tan dignos, ante la más cruel de las adversidades, como los de Viktor Frankl en el campo de concentración de Auschwitz.

Dice V. Frankl, psiquiatra y escritor, en su libro ("El hombre en busca de sentido"): "las experiencias de la vida en un campo demuestran que el hombre tiene capacidad de elección."... "El hombre puede conservar un vestigio de la libertad espiritual, de independencia mental, incluso en las terribles circunstancias de tensión psíquica y física"..."el tipo de persona en que se convertía un prisionero era el resultado de una decisión íntima y no únicamente producto de la influencia del campo"..."(Un hombre) Puede conservar su valor, su dignidad, su generosidad. O bien, en la dura lucha por la supervivencia, puede olvidar su dignidad humana y ser poco más que un animal..."



Marcel Cirera                                                                                 Agosto, 2013

jueves, 22 de agosto de 2013

Creencias y cambio mental

Pleno mes de Agosto, la canícula veraniega colapsa los ritmos vitales, los acontecimientos públicos parecen bailar al son de una repetitiva canción de verano, los hombres del tiempo anuncian sorpresivas tormentas en vasos de plástico... Mientras parece como  si todo el frenesí cotidiano se enlentezca (para unos más que para otros), me asaltan algunas noticias, que no por conocidas son menos turbulentas (bombardeo en la ciudad de Alepo, golpe militar en Egipto,...) y así unas tras otras.

Los medios de la opinión publicada pugnan para devenir opinión pública, se tejen y  construyen realidades ficticias, dramáticas o banales (Alerta! Se buscan dos submarinistas ahogados,...pero resulta que los hallan tranquilamente en su casa), para así mantener el clímax de la audiencia y la hegemonía de ciertos estereotipos dominantes.

Bajo este panorama, y entre una novela y novela, mi mente vaga impactada por ciertas noticias y acontecimientos. Conjeturaba sobre como recibimos, atribuimos sentido e integramos, personal y socialmente, dichos impactos y las experiencias emocionales consecuentes. Y sobre todo, cuando estas adquieren un cierto carácter de fijación y devienen creencias y estereotipos, que interfieren o inhiben el cambio y crecimiento mental.

Entiendo que existen unas coincidencias subyacentes, tanto en la forma en que se emiten ciertos mensajes como en la manera de percibirlos y atribuirles sentido -no pensado-, para que puedan devenir mentalmente experiencias fijadas o establecidas. Más adelante volveré sobre ello.

Mientras tanto, me topé con una interesante entrevista realizada a Manuel Castells, en un diario argentino, titulada “La sociabilidad real se da hoy en Internet”, de la que entresaco algunas de sus afirmaciones.

El conocido sociólogo al referirse a los movimientos sociales dice: "los movimientos sociales no buscan tomar el poder. Nunca."; "El movimiento social busca cambios en las mentes de las personas y en las categorías culturales con las que la sociedad, normalmente, se piensa a sí misma". Y añade, "Para ellos lo importante no es el producto sino el proceso. Porque el cambio es mental y es a largo plazo."

Al relatar la relación entre los movimientos sociales e Internet señala: "Nacen y viven en Internet, pero para encontrarse con la sociedad tienen que salir al espacio público." "Internet en lugar de disminuir la sociabilidad la aumenta, en lugar de alienar contribuye a desalienar, en lugar de deprimir contribuye a manejar mejor la depresión y el stress." "Internet está absolutamente vigilada. Pero no está controlada, en el sentido de que no se puede interrumpir el mensaje."

Más allá de las consecuencias que Castells extrae sobre la sociabilidad de Internet, algunas de las cuales me parecen cuando menos discutibles o matizables (por ej. "manejar mejor la depresión y el stress", etc.), me gustaría subrayar dos ideas, que a mi parecer son clave, por una parte,  la de que "el cambio es mental" y por otra que (Internet) "no está controlada".

Cavilando sobre el cambio mental, y dejándome invadir por la duda canicular y veraniega, considero que la repetición (de creencias y estereotipos), el "más de lo mismo", es quizás una de las formas más potentes de no-cambio y a la vez una forma de "control" de lo social (en Internet y fuera de él), a través de la estandarización de las categorías culturales con las que nos pensamos.

Esta repetición está en la base de aquellas coincidencias subyacentes, a las que me refería, de los mensajes mediáticos de todo tipo, y su recepción, a los que estamos continuamente expuestos, cuyas consecuencias probablemente  consistan en la construcción de memorias, percepciones, deseos, acciones, discursos, marcos y categorías mentales para pensar lo social.

Obviamente, todo ello, en el marco de unas relaciones de poder que organizan e institucionalizan nuestras vidas en función de los intereses y valores de quienes lo detentan.

Así, la avalancha informativa en la que vivimos, muchas veces perversa, es promotora de marcos mentales para aniquilar la capacidad del sujeto de pensar por sí mismo y dirigir la mente hacia unos clichés y estereotipos acordes con los poderes diversos.

Estas coincidencias subyacentes son narraciones sutiles, la mayoría de las veces implícitas, que estructuran los mensajes y refuerzan determinados marcos mentales para pensar ("adecuadamente") el mundo, con los que se fijan y cimientan las creencias, algunas de ellas con resultados terribles.

Recordemos las burdas pero eficaces construcciones narrativas de la Administración Bush para preparar la guerra de Iraq ("El eje del mal", "las armas químicas en posesión de Sadam").

Pero, como decía, existen otras narraciones más sutiles y elaboradas que a menudo se filtran en la mente social y consiguen la aquiescencia de las gentes y que a modo de coincidencias subyacentes las podemos encontrar diluidas en diferentes discursos.

Así, por ejemplo, el "buenismo", el exceso de positividad, la cultura del optimismo, son estereotipos y categorías culturales de la "Sociedad del cansancio" (de la que habla en su libro, Byung-Chud Han), sociedad del rendimiento en la que nada es imposible, hiperactiva hasta la manía.

Otro ejemplo de marco mental dominante en nuestros ámbitos, y cada vez más extendido, es lo que podemos considerar como "cultura del miedo", construyendo miedos de diferentes tipos, que incitan respuestas que van desde el control del cuerpo hasta la exclusión de lo diferente.
  
No son ajenos a lo anterior ciertos movimientos sociales alternativos, que en sus discursos y acciones (expectativas idealizantes, proyecciones del "mal" sobre los Otros, ortodoxias casi fundamentalistas, etc.), a veces,  parecen coincidir con las creencias y estereotipos que dicen combatir. A mi modo de ver, harían bien de tomarse en serio a Castells cuando dice que "el cambio es mental".
 
Estas coincidencias subyacentes de significados están presentes cotidianamente en nuestras vidas a través de los discursos sociales y mediáticos, sean políticos, económicos, publicitarios, tecnológicos, etc.

Efectivamente, el cambio en las relaciones humanas es primariamente mental (entiéndase lo mental como algo individual y social).

No hay métodos ni recetas milagrosas para el cambio mental, pero probablemente tenga mucho que ver con nuestra actitud, con nuestra capacidad de interacción-comunicación (poner en común), y entre otras, con la capacidad de tolerancia y autorreflexión.

No es fácil, pues desarticular estas coincidencias subyacentes, que se expresan en forma de creencias y estereotipos, puede ser doloroso, aunque solo sea porque perdemos algo, que aunque sea malo, es un malo que es nuestro.

Ya Sócrates hablaba de la necesidad del "conócete a ti mismo", como correlato de la virtud y del bienestar psíquico, pues consideraba que aquella no depende de las cosas externas sino de los valores del alma.


Marcel Cirera                                                                                 agosto, 2013