miércoles, 30 de noviembre de 2011

Sobre la "Ceguesa per falta d'atenció". La Ceguesa Quotidiana.

La "Ceguesa per falta d'atenció" forma part del cicle La Ceguesa Quotidiana. Tertúlies de Ciència al Palau de la Virreina. 29 de novembre de 2011.
Dins de Barcelona Neurociència.
Amb Robert Teszka, neurocientífic del Cognitive, Perceptual and Brain Sciences de la University College London (Regne Unit) i mag.


Ceguesa per falta d'atenció from Barcelona Cultura on Vimeo.






The Monkey Business Illusion by Daniel Simons. Check out our new book, THE INVISIBLE GORILLA for more information. Research based on this video was published in July 12 in the open-access journal i-Perception. Learn more at www.theinvisiblegorilla.com.

martes, 29 de noviembre de 2011

Sobre la "Ceguesa a l'elecció". La Ceguesa Quotidiana.

Sobre la "Ceguesa a l'elecció". La Ceguesa Quotidiana. Palau de la Virreina(28.11.11)
Lars Hall y Petter Johansson han estudiat el procés de presa de decisions, però no el motor o les motivacions de les mateixes, segons ells mateixos comenten.


jueves, 17 de noviembre de 2011

Apóstoles, pregoneros y testigos de la religiosidad laica

Probablemente unos de los rasgos más característicos, y no menos comentados, del inicio del nuevo milenio sean las vivencias de incertidumbre, desorientación y miedo, con la consiguiente ansiedad asociada y quizás, lo que es peor, el clima que se instala como respuesta en las relaciones (cotidianas, comerciales, institucionales y de diverso orden), un clima de sospecha, suspicacia persecutoria y desconfianza.

Podríamos pensar que, sobre todo en situaciones de crisis, las experiencias y respuestas siempre ha sido así, pero no, pues la vivencia del malestar actual y las respuestas ante el mismo, son una construcción social propia del desarrollo de nuestra sociedad "hipermoderna" y "liquida" que ha constituido un sujeto, para lo bueno y para lo malo, fuertemente individualizado, ávido de objetos, conectado pero débilmente vinculado, paradójico, etc. con el anhelo de nuevas seguridades ("la última utopía de nuestra era hipermoderna es la seguridad" G.Lipovetsky[1]), trayectos nuevos y en busca de lo que ha dado en llamarse "Civilización empática" (J. Rifkin, 2010).

El final del s.XX hasta hoy se acompaña, entre otros fenómenos, de la crisis de los grandes metarelatos (las grandes ideologías y paradigmas nacidos a partir de la Ilustración, etc.) y de los marcos de referencia grupal e identitaria (la familia, la clase social, partidos, etc.) dejando un "vacío" que se ha ido llenando, más o menos parcialmente, con visiones (El pensamiento postmoderno, La sociedad-red, etc.) ideas y creencias, unas en ciertos casos con carácter ideológico, y otras más o menos circunstanciales, frágiles, lábiles, que impregnan la cotidianeidad.

En este sentido, en lo cotidiano se han ido construyendo unos determinados fenómenos sociales (creencias, relatos, etc.), de diferente índole y calado, que a mi entender actúan como dinámicas compensatorias (casi homeostáticas) de aquel del anhelo de seguridad y de nuevas búsquedas.

Estos sistemas de creencias, relatos o discursos, más o menos ideologizados, se construyen a partir de dos procesos de desarrollo claves de nuestra sociedad actual, por una parte la acelerada transformación a través de las TIC y por otra los coetáneos y determinantes avances en Neurociencias, representando ambos, entre otros aspectos, una revalorización y renovada expectativa de lo Tecnocientifico.

Estos nuevos discursos sociales, interconectados entre ellos, actúan como una especie de nueva religiosidad -religare[2]- laica.

Los sujetos generadores y portadores de estos discursos los describiré como unas posibles topologías de actitud: "Apóstoles del objetivismo", "Pregoneros encapsulados" y "Testigos de las Neurociencias". Quien más, quien menos podemos reconocer en ellos alguna parte nuestra.

Los "Apóstoles del objetivismo", son aquellos que consideran que la realidad es lo que hay delante de nuestros ojos, es decir, los que dirían "si puedes verlo es real y físico; si no puedes, es irreal y mental". Ejemplos de ello, con efecto tranquilizador, serian: "Mi hijo no esta loco, lo que tiene es un problema en el cerebro"; o también la extendida idea de que el dolor lo podemos medir en números, etc.

Curiosamente esta posición científica (no solo) se contrapone con la de otros científicos (no solo) que consideran que no existe ninguna realidad física que podamos comprender con objetividad total (paradojas de la vida actual!!)

Estos creyentes del objetivismo (abundan en el sector de la IM) y suelen justificarlo a través de lo que es científico y lo que no lo es, cuando precisamente ahora gran parte de la comunidad científica (neurocientífica) reconoce y declara que el "95%" de nuestras conductas tienen una base inconsciente (paradojas de la vida actual!!).

A la vista de ello, ¿como podemos explicar, lo que todavía se enseña en muchas escuelas de negocios y facultades, de que "hay una compra racional y una compra emocional"?.

Los "Pregoneros encapsulados" se corresponden con una serie de actitudes propias de algunos "expertos", "coachs" y "divulgadores", con unos discursos-recetario propios de la autoayuda, bien-intencionados prescriptores de las ultimas novedades y claves para el éxito y el triunfo y todo ello adornado con el "pensamiento positivo".

Una versión especifica de ellos son lo "Trovadores de la red" (incansables vehiculizadores de citas y máximas). Quizás el Sr. E. Punset sea la reificación mejor encarnada de este perfil, como figura del padre bueno, coleguilla y campechano que reparte amplias dosis de ataraxia. ¿Necesitamos encontrar verdades-seguras en el bosque de la incertidumbre?

Por ultimo, y con enorme resonancia en los más diversos ámbitos, hay los "Testigos de las Neurociencias" de efecto transversal en su influencia y casi diría que tendencial.

Esta transversalidad es notoria en las actitudes que se adoptan como "seguidores", en los que las ideas se transforman en creencias y estas en ideología, no siendo patrimonio exclusivo de los legos sino también de parte de la comunidad científica. Así, por ej Ramachandram[3], prestigioso neurocientífico, habla de "Neurociencia: la nueva filosofía"; o F Crick[4], descubridor del ADN, explicaba que: "Tú, tus alegrías y tristezas, tus recuerdos y tus ambiciones, tu sentido de identidad personal y tu libre albedrío no son, de hecho, nada más que el comportamiento de un vasto conjunto de células nerviosas y de sus moléculas asociadas"

El tono ideológico es probablemente uno de los rasgos más característicos de los "Testigos de las Neurociencias", cuyo discurso consiste en extrapolar dichas disciplinas como explicación de los más diversos interrogantes de lo humano (se habla por ej. de Neuroética, Neurojurisprudencia, Neuromarketing, etc.).

Quizás la enorme divulgación (prensa, TV, etc.) y popularidad de estos relatos este en percibirse como una nueva forma de explicar y dar certezas expertas ante la incertidumbre y desorientación reinante, eso si, basados en un reduccionismo mecanicista (el ser humano como un organismo-maquina) y cientifista, fácil de digerir, como vía de explicación de lo humano y en concreto de la experiencia subjetiva.

Ante la ausencia de seguridades, en los diversos ordenes de la vida social, estos relatos encarnados, de una forma o de otra, en la cotidianeidad, actúan como bálsamo y prótesis mental para ir tirando, porque sino solo nos queda engrosar las cifras de la depresión[5] y aumentar el consumo de psicofármacos o asumir que la inseguridad del presente y la incertidumbre del mañana son compañeros habituales en el viaje de la vida (arduo y comprometido trabajo).

Marcel Cirera

Noviembre 2011


[1] Ent. a G. Lipovetsky. La Contra. La Vanguardia.12.11.11

[2] Etimol. Religio>>Del latin, v.Religare (Dict. Historique de la Langue Française)

[3] Ramachandram, V.(2008). Los Laberintos del Cerebro, Barcelona: La liebre de marzo.

[4] Crick, F. La búsqueda científica del alma: una revolucionaria hipótesis, Barcelona, Debate, 2000.

[5] Según la OMS, en 2010, la depresión constituye el segundo problema más grande de salud pública, después de las enfermedades de corazón. Afecta entre el 25% y 45% de la población adulta, con incremento en niños y adolescentes.