martes, 15 de septiembre de 2015

Posibles imaginarios de un conflicto


El padre-estado, la madre-patria y los hermanos.



Entre tú y yo. Antony Gormley. Musée d'Art Moderne St Etienne, France, 2008. Foto. Y. Bresson



Los grupos grandes

Todos los grupos humanos, tanto los más o menos reducidos como los grandes grupos (incluso de millones de personas), o tanto los "naturales" - desarrollados socialmente (una familia, un grupo de amigos, etc.) como los creados de forma "artificial" (grupo terapéutico, grupo de formación, etc.), producen unos relatos o discursos que los caracterizan y diferencian como grupo con una determinada cultura.

Estos relatos son unas construcciones que tienen su base originaria en las fantasías e imaginarios inconscientes que estructuran los respectivos grupos, es decir, como formaciones de compromiso inconsciente propias, entre los deseos / temores o amenazas (ansiedades) y sus defensas. Son propios de la vida de los grupos y los encontramos más o menos permanentes en el tiempo y modificados parcialmente en relación al contexto histórico-social.

Dichos imaginarios los vemos emerger, o a veces estallar repentina y violentamente, a través de situaciones de confrontación de intereses, ideológica, etc. que se dan más o menos cotidianamente.

Pero es en situaciones de conflicto entre grandes grupos que esta confrontación puede adquirir unos niveles exponenciales de violencia, ya que en ellos prevalecen los elementos grupales más primitivos y disociados.

Con diferentes expresiones y formas esta confrontación violenta la podemos ver hoy, de manera dramática, en la peregrinación de los emigrantes que luchan por sobrevivir atravesando el Mediterráneo y Europa Central o esperando en Calais la entrada en el "paraíso".

También lo podemos ver cuando un determinado grupo humano se siente atacado o perseguido por otro, que considera a aquel como rebelde (por ej. El conflicto Ruso-Ucraniano); o cuando un grupo se siente portador de una misión o de una verdad que debe imponer a otro, a menudo de forma perversa (por ej. la actuación del Estado Islámico (EI) o la de Hitler); o cuando el primer caso desemboca en el segundo, como por ej. la actuación de Serbia en la guerra de los Balcanes o de la ex-Yugoslavia. Son ejemplos que podemos encontrar en cualquier parte, con determinada intensidad, en cada conflicto social y político.

Centrándonos en los grandes grupos que conforman países, podemos observar que estas dinámicas conflictivas se manifiestan de manera singular si se trata de grandes grupos o comunidades en conflicto dentro de un mismo estado, constituido en un territorio, que se identifica como Estado-nación, donde en una parte de éste hay, a la vez, un grupo humano que se identifica como una formación nacional (aunque pueda tener ciertas atribuciones administrativas o estatales como colectivo). Este es el caso de Catalunya / España; Reino Unido / Escocia; Israel / Palestina; etc., cada caso con sus especificidades.

Imaginarios de un conflicto

Desde la mirada sobre los grandes grupos intentaré conjeturar algunas ideas sobre el conflicto existente actualmente entre España y Catalunya, más allá de las visiones y debates políticos estrictos, o mejor dicho, sobre los imaginarios grupales en que éstas se sustentan.

Mi intención, en estas notas, es centrarme en la emergencia del actual conflicto entre imaginarios. Ni que decir, que es una forma de mirar, entre otras (histórica, política, etc.), demasiado a menudo arrinconada o colocada en el baúl de los trastos inútiles, como si los procesos de pertenencia grupal, las identificaciones colectivas, la producción de imaginarios y las identidades no estuvieran en el núcleo de nuestra vida individual y social.

Vale decir, como primera cuestión básica, que en todas las colectividades organizadas (en relación a lo social) y estructuradas (en relación al poder político) ha existido y existe, según las coyunturas o marcos históricos, la preocupación primaria por expulsar o anular la heterogeneidad de su interior, vivida como una amenaza a su cohesión. Estas diferencias a menudo son consideradas como fuente de litigios.

A la vez, la construcción y afirmación de la identidad de un grupo es un proceso originario, básico, conflictivo y complejo en su desarrollo, que depende de su realidad interna y externa, de la delimitación de lo que está dentro y de lo que está fuera del grupo en cuestión.

La dificultad para tolerar o incluso la voluntad de aniquilar la heterogeneidad y la diferencia y la pugna por las afirmaciones identitarias están ancladas en las relaciones históricas entre Catalunya y España.

Desde tiempos históricos lejanos se han ido construyendo dos representaciones colectivas, grosso modo, que tienen sus raíces en unas formas de organización productiva, social, política (bien documentado por autores como J. Fontana, P. Vilar, entre otros), en unas lenguas y culturas diversas y, en definitiva, en unas maneras de hacer propias, que en su tiempo Valentí Almirall denominó "el carácter" [1]; por cierto, uno de los primeros autores que se plantea abiertamente esta cuestión.

Estas dos representaciones colectivas, España y Catalunya, se estructuran cada una a partir de un mecanismo de doble identificación, uno entre los miembros de la comunidad y el otro a través de figuras idealizadas (personas o eventos), como un ideal del Yo -colectivo. Estos mecanismos de identificación nos muestran las notables diferencias en cuanto a las respectivas mentalidades y culturas grupales.

El conflicto entre los actuales imaginarios de Cataluña y España, que se hace ostensiblemente visible a partir de principios de este siglo, hay que enmarcarlo a partir de dos elementos básicos y un tercero que es su corolario. Los tres tienen ver con la representación (y vivencia) del contexto sociocultural actual[2].

El primer elemento es la vivencia de un contexto global de incertidumbre y miedos generalizados, que J.L.Tizón[3] caracteriza, en mi opinión, muy acertadamente como propio de una "organización relacional perversa".

El segundo elemento, muy notorio en el Estado Español, es el que se ha denominado como crisis del modelo de la Transición (la debilidad de las instituciones democráticas, etc.) que tiene su contraparte en los movimientos sociales que eclosionaron, en las plazas de pueblos y ciudades, al grito de "no nos representan", poniendo en cuestión la representatividad de los electos y el funcionamiento del sistema.

El tercer elemento, corolario de los anteriores, es el rebrote de un conflicto institucional, político, social y cultural entre unos modelos y aspiraciones dominantes del Estado y de España versus unos modelos y aspiraciones de las débiles instituciones catalanas y parte de su población.

En este contexto las dos colectividades tienen o delimitan en sí mismas una doble vertiente. Por una parte una realidad interna del propio grupo, que hoy en Catalunya se expresa a través de visiones y sentimientos encontrados, y políticamente a través de diferentes subgrupos con posiciones diversas respeto a la soberanía y a la independencia. Por otra parte una realidad externa, es decir, lo que hay fuera del propio grupo, percepción que actualmente, en Catalunya, representa de manera desigual un espacio de conflicto con unas determinadas ideas de España y del Estado.

Centrándonos en Catalunya, podríamos decir que esta realidad interna, enmarcada como por una piel fina (a la vez límite y a la vez espacio de intercambio) de un cuerpo frágil, es un espacio mental (la casa imaginaria) en re-construcción, atenazado en su seno por diversas ansiedades básicas (de fragmentación, dispersión y pérdida). Este espacio mental, en los momentos más tensos y conflictivos, es vivido como si fuera claustrofóbico para unos y, a la vez, agorafóbico para otros.

La configuración del espacio mental de este gran grupo (conjunto de los ciudadanos de Catalunya), es decir, el espacio interno donde tiene lugar la emergencia de los acontecimientos de la experiencia colectiva respecto al hecho catalán (las resonancias fantasmáticas intersubjetivas, las diferentes identificaciones parciales o totales y relaciones), refleja el vínculo con lo externo, una idea de España-Estado vívida con diferentes polaridades.

Así, podríamos decir que en el espacio mental catalán conviven dos grandes imaginarios polares, que denominaré: "espacio de identificación catalana" y "espacio de identificación española"; en el bien entendido que intento referirme a los aspectos más inconscientes de los mismos. Intencionalmente dejo de lado otros espacios fronterizos con aquellos (un ejemplo claro es representado por Súmate) y los nuevos espacios mentales propios de la inmigración reciente, que configuran en conjunto un espacio rico y complejo.

"El espacio de identificación catalana" se corresponde con el imaginario de la madre-patria catalana, nunca bastante exitosa, resentida y rabiosa cuando se resigna, impregnada de sentimientos de pérdida, (quizás los más simbólicos son los que evoca el 1714), con la persistencia e intención de renacimiento como el Ave Fénix (como aquel “tornarem a sofrir, tornarem a vèncer”) y con unos sentimientos de amenaza persecutoria de desmembración (ej. Wert y la lengua catalana). Probablemente, también el miedo de ser envidiado, en la proyección, conlleva actitudes inhibidas y blandas, que quizá están en el fermento del denominado pactismo catalán.

Parece como si "el espacio de identificación catalana" sea portador de una cierta culpa con una resignación oscilante injertada de una lesión de la autoestima y la otra parte ("el espacio de identificación española"), represente la encarnación del objeto persecutorio. En una situación conflicto como el actual, en este imaginario, dominan unos sentimientos propios de la ilusión grupal[4] en la defensa de lo propio, de persistencia en la afirmación de la dignidad colectiva y de re-construcción identitaria como grupo grande.

El otro polo o "espacio de identificación española" es el de unos sentimientos de pertenencia arraigados en la tierra de origen (extremeño, gallego, etc.) y de reconocimiento de la tierra actual, donde se vive y se trabaja, impregnados de un imaginario sublimado superior, la madre-patria española, que se cobija, se fusiona y legitima con la esencia del Estado, en tanto que encarnación de la norma social superior, la vigilancia y el orden (la ley simbólica del padre-Estado).

En esta parte polar, de mentalidad grupal española o española-catalana, su imaginario a menudo se entronca con ciertas reminiscencias, omnipotentes y expansivas ("la furia española", Don Pelayo, el Cid, la Hispanidad), de pasiones intensas y contrapuestas, impregnadas de misticismo, austeridad y sobriedad, de raíz castellana. Esta polaridad interna del grupo entra en resonancia con la realidad externa, con la que se mantienen fuertes vínculos emocionales.

"El espacio de identificación española" representaría la salvaguardia de la unidad grupal, la pervivencia totémica de la primera ley simbólica (no matar al padre o el tótem, que es su sustituto) y la otra parte ("el espacio de identificación catalana") representaría el ataque o la amenaza de desintegración de la ley primigenia del grupo. En este imaginario dominan unos sentimientos de inquietud, frustración, incomprensión ya la vez de rabia e irritación.

Ciertamente, parece como si los sentimientos de fragmentación, exclusión y pérdida sean latentes y transversales a todo el espacio mental catalán, tanto en un subgrupo como en el otro, pero teñidos o impregnados de la percepción y representación que se hace de la relación con el objeto-realidad externa (la idea de España), sea de ataque o de fusión.

En una entrevista de un medio público catalán a una mujer de Barcelona se ilustra, en mi opinión, lo que he dicho anteriormente. Dice la mujer: "no queremos la independencia, yo soy andaluza, ésta es mi tierra y aquella también".

En Catalunya la vivencia del conflicto se ve reforzada y entra en resonancia con la realidad interna de su psiquismo grupal, como grupo humano atravesado por el miedo a la despersonalización y a la fragmentación, sobre todo en los momentos más conflictivos; fragmentación, que podemos ver también, nos guste o no, en lo cultural y lingüístico (“TV3.La teva”. La de qui?)[5], en los guetos migratorios, entre otros.

Aquella versión, digamos atávica, del sentimiento de fragmentación y despersonalización del grupo (a veces con un tono fóbico) puede expresarse de diferentes maneras, como amenaza, como hacen los acólitos del Sr. Fernandez Diaz cuando se lamentan que en Catalunya el proceso soberanista ha sido el causante de que no se puedan comer los turrones de Navidad en paz. Pero también, en forma de "fatalismo", cuando se afirma que Europa no nos querrá (más o menos así se expresaba, hace unos días, el Sr. Coscubiela), entre otras declaraciones del mismo estilo de varios personajes públicos.

En España pocos dudan de la "roja", pocos dudan de la patria o de sus versiones actuales, aunque habría que pensar, o poner en cuestión, la conformación de este imaginario patriótico, por ej. como ha hecho en sus escritos Ramón Cotarelo[6].

Pero, incluso el líder de Podemos (que dicen no ser, ni de derechas, ni de izquierdas), en plena euforia omnipotente, decía hace unos días "La patria es la gente”[7]; en otra versión, algunos destacados líderes del socialismo español 2.0., se refieren a una adaptación, sui generis, del patriotismo constitucional (modelo germanófilo); en fin, por no mencionar las múltiples voces amenazantes de los portadores de las esencias patrias.

La complejidad de las relaciones Catalunya-España, como decía, adquiere una dimensión resonante en Catalunya, cuando en su seno se conforman unos grupos discrepantes u opuestos, en mayor o menor grado, entre los abanderados del relato identificado como nacional-catalán y el identificado como nacional-español, o que compartiendo algunos aspectos muy parciales del relato de uno de los subgrupos se identifica con su contrario por ej. el caso de los que sintiéndose catalanes a través de identificaciones más o menos parciales (tierra donde viven y trabajan, etc.) se oponen a la identificación nacional del colectivo identificado como tal.

En momentos conflictivos y tensos, como los actuales, la relación entre estos imaginarios re-activa y re-genera unos “traumas escogidos” [8], propios de cada parte, que conforman un vínculo parasitario y por tanto mutuamente destructivo (a veces con rasgos sadomasoquistas).

Los dos imaginarios en conflicto, así simbolizados, dan un sentido a las fantasías inconscientes que soportan ideologías o relatos cotidianos, a menudo aireados en el discurso social por los políticos y los medios de comunicación, tan contrapuestos, con tanta carga emocional, que parecen imposibles de conciliar y que sólo puedan negarse mutuamente.

Quizá por eso la mentalidad grupal catalana, como un todo con su posible complementariedad simbólica, a menudo no puede evolucionar hacia posiciones más maduras de cooperación, pues deviene bloqueada por una cierta exclusión recíproca, que da lugar, en ciertos momentos, a unos imaginarios cerrados en sí mismos.

Reconocer y tolerar las diferencias y proyecciones mutuas, en lugar de temerlas e intentar reducirlas a cualquier precio, puede constituir un resultado posible de un enfoque diferente de la manera restrictiva del pensamiento social y político actual y de una praxis que es cada vez más cuestionada.

Una caricatura sobre las expresiones políticas de los imaginarios

Simplificando como si de un sujeto individual se tratara, podríamos decir que en la mente grupal catalana, en cuanto a su expresión política, existen tres instancias psíquicas, que estructuran respectivamente tres construcciones fantasmáticas diversas.

Caricaturizando este sujeto, podríamos definirlo como constituido por: un Yo de defensas débiles (a veces penetrado por el Ello), que podría representar el espacio soberanista-independentista catalán (dramatizado adecuadamente por el abrazo Mas-Fernandez, que lo ilustra bastante bien) y un Súper-Yo (o su parte más estricta), que representaría el espacio unionista, más o menos nacionalista español, (dramatizado como la sublimación de la ley -del Padre-, de la que fácilmente podemos encontrar ilustres conciudadanos). Estas dos instancias representarían, en lo político, la polaridad básica en conflicto.

Pero, ¿y la tercera instancia psíquica de la mente grupal catalana? ¿Qué fantasía sub-grupal representa?

Siguiendo con la simplificación caricaturizada, la tercera parte sería una instancia psíquica dominada por un Yo-ideal (como el del reyezuelo de la casa) que oscila bidireccionalmente hacia la punta del iceberg racional-consciente (como buen cartesiano), orientado por una parte de un Súper-Yo de lejanas raíces marxistas (con algunas excepciones más puras). Estoy hablando de un espacio digamos "intermedio" en su opción nacional catalana, que en parte lo podríamos representar, en el ámbito político, con los que se denominan "Catalunya Sí que es Pot ", exponente significativo pero no único de esta posición.

Esta tercera instancia sería como una parte de la comunidad de hermanos que se han unido para matar el Padre (Pujol-Mas) y celebrar el festín de una incierta comunión totémica, que realiza la identificación con el padre muerto, odiado y admirado, y que su interiorización ambivalente sería la base de aquel Súper-Yo, también oscilante.

Parece como si en la realidad mental interna catalana este rol político "intermedio", representando la ambigüedad ("¿se puede o no se puede?"), haya tenido en el pasado y tiene hoy una enorme relevancia social (deviene primus inter pares). En el relato político actual está bastante presente.

En una reciente entrevista[9] el antropólogo Manuel Delgado decía:

"... Y el papel de los del sí-no, que es de absoluta ambigüedad. No hay manera de saber cuál es el compromiso de “Catalunya Sí que es Pot” para convertir esto en cambio social. Creo que ellos tampoco lo saben... "..." Pero tratan de mantenerse al margen de este proceso. "..." ¿Qué hacemos? ¿Nos mantenemos al margen diciendo que nuestro reino no es de este mundo o entendemos que no podemos faltar a esta cita? "

Y Gemma Lienas, candidata de “Catalunya Sí que es Pot”, también en una reciente entrevista[10] decía:

"No me manifestaré sobre si soy partidaria de la independencia. Es una cuestión que la he mantenida siempre reservada, no he hecho bandera ni del sí, ni del no”.

Siguiendo con la caricatura, esta reserva-secreto, por otra parte bastante común, parece en cierto modo el secreto sobre una posible transgresión de la primera ley totémico-simbólica.

Más adelante añadía G. Lienas: "Creo que el cambio social lo debemos querer antes de que la independencia."

Este tipo de dilema, con cierta ambigüedad, es vivido como un doble vínculo que con sus especificidades, de una manera o de otra, ha estado muy presente en la historia de Catalunya, es decir, como una manera de pensar y estructurar las relaciones Catalunya-España. Recordemos el Compromiso de Caspe, la posición del general Prim, el periodo de la Renaixença, la instauración de la Segunda República, Pujol i el “peix al cove”, etc.

El anhelo de convivencia con España, intermedio entre las dos posiciones polares (fusión y separación), ha formado parte de la mente grupal catalana y en menor medida de la mente grupal española (por ej. Los debates sobre España que se planteaba la Generación del 98), pero a menudo ha estado repleto de incomprensiones y confrontaciones, que determinadas veces han acabado de forma violenta (el más significativo fue el levantamiento franquista; "Antes una España roja que una España rota", decían).

Más allá de la caricatura. Un reto

En los últimos tiempos, en el espacio grupal catalán se han construido tres subgrupos en el nivel político social, tres grandes representaciones imaginarias, con liderazgos desiguales y produciendo relatos diferentes o matizados que cohesionan cada subgrupo (me refiero también a subgrupos sociales, no sólo políticos).

Los tres subgrupos se han ido organizando y estructurando a diferentes niveles a través de nuevas formaciones (ANC, Súmate, SCC, etc.), polarizándose concretamente respecto a las elecciones del 27 de septiembre en tres expresiones políticas, que llamaré "subgrupo -si", "subgrupo-si /no" y "subgrupo-no”.

Por una parte parece como si esta polarización deba mantener la fragmentación, pero por otra, creo que se apunta un cierto proceso evolutivo que va más allá de una fragmentación rutinaria y rígida, pues los subgrupos, más perfilados y delimitados, pugnan por su identidad de una manera clara y abierta, dotándose de unos artefactos que los contienen (asociaciones, nuevos tipos de coaliciones, etc.). ¿Puede ser el inicio de un camino de aceptación de la parte diferente, en la mente grupal catalana?

Por cierto, aunque sea un indicio del "subgrupo-si", en declaraciones tanto de Raül Romeva como de Antonio Baños, ha apelado al "subgrupo- si/no" a una posible colaboración.

Atenuar en la medida de lo posible los miedos y los sentimientos de escisión de la mente grupal catalana, a través de la cohesión del grupo partiendo de la aceptación de la diversidad, es una necesidad para una convivencia madura y a la vez una manera de evitar las fisuras proyectadas, para que el otro pueda aceptar también sus límites.

Parece claro que en el actual contexto sociocultural de modernidad líquida tardía podemos apreciar que la construcción de las identidades hoy, individuales o colectivas, es un proceso de digestión lenta, desigual, heterogénea y múltiple, pues aparecen diversidad de factores que ponen en cuestión viejos estereotipos y prejuicios que tenemos anclados en los imaginarios.

Sea como sea, tengo la impresión de que actualmente Catalunya se encuentra en una transición compleja en su proceso grupal interno-externo, de nuevas y viejas proyecciones e introyecciones, que afectan a la autoestima, a los estereotipos, los prejuicios, etc., que la puede llevar a repetir antiguas inercias o a abrirse al reto, lleno de incertidumbres, de construir una identidad integrada, de pertenencias múltiples (como decía Amin Maalouf), que pueda aceptar y tolerar su diferencia y heterogeneidad interna, condición para elaborar, a la vez, el duelo por las heridas externas.

La construcción nacional es de orden político, social, cultural, entre otros factores, pero sobre todo es un fenómeno de representación colectiva, de los imaginarios que gobiernan las relaciones sociales.

"No es en nuestro cuerpo que nos sentimos en casa: estamos en casa en nuestra mente un poco como en un cuerpo"[11]
nctual, ians, 




Marcel Cirera                                                                                    Agosto 2015




[1] Valenti Almirall. “Lo Catalanisme”,1886. (Cap. II "Lo caràcter castellà" i Cap. III "Lo caràcter català"). https://ca.wikisource.org/wiki/Categoria:Lo_catalanisme
[2] Me he referido a este contexto en el artículo, "Las identidades y los otros", Jul. 2014. http://marcelcirera.blogspot.com.es/2014/07/les-identitats-i-els-altres.html
[3] Jorge L. Tizón. Psicopatología del poder. Herder, 2015
[4] Para D. Anzieu, la "ilusión grupal" representa ciertos momentos de euforia fusional en que todos los miembros del grupo se sienten bien juntos y se alegran de formar un buen grupo
[5] La cuota de pantalla de Tv3 el 2013 fue del 13,5%. Informe 2012-13 L’audiovisual a Catalunya. CAC.
[8] Según V. Volkan, el "trauma escogido" es aquel trauma vivido por los antepasados, que ahora la imagen mental del suceso sirve para unir los miembros del grupo grande. Elemento muy significativo de la identidad de este grupo
[9] Vila Web. Manuel Delgado. 17.8.15
[10] Diari ARA. Gemma Lienas.  8.8.1
[11] Wollheim, 1969